El coronavirus tendrá un impacto de al menos USD 22 000 millones en el turismo, advierte la WTTC



La epidemia del nuevo coronavirus reducirá los ingresos del turismo mundial en al menos USD 22 000 millones, correspondientes a los turistas chinos “que están dejando de viajar en estas semanas”, afirmó la presidenta del Consejo Mundial de Viajes y Turismo (WTTC) al diario español El Mundo.

“Hemos realizado un cálculo preliminar que estima que esta crisis costará al menos USD 22 000 millones al sector”, afirma en la entrevista Gloria Guevara, presidenta del WTTC.

“El cálculo está basado en la experiencia de crisis anteriores, como la del SARS o el H1N1, y toma como referencia las pérdidas derivadas de los turistas chinos que están dejando de viajar en estas semanas”, agregó.

Los USD 22 000 millones representan el escenario más optimista contemplado por el estudio, publicado el 11 de febrero por el instituto Oxford Economics, y basado en la hipótesis de una caída del 7% de los viajes efectuados al extranjero por clientes chinos.

La cancelación de vuelos, reservaciones y más como consecuencia del brote del nuevo coronavirus afecta a la industria turística. Foto: AFP.

La pérdida global para el sector podría elevarse a USD 49 000 millones si la crisis dura tanto como la del SARS de 2003, y a USD 73.000 millones si se prolongara más, apunta Oxford Economics.

Las economías más afectadas serán las más dependientes del turismo procedente de China continental, tales como los territorios de Hong Kong y Macao, así como Tailandia, Camboya o Filipinas, detalla Oxford Economics.

La epidemia, descubierta en diciembre en la ciudad china de Wuhan, ha contaminado a unas 78 600 personas en este país, y hasta este 27 de febrero del 2020 se ha confirmado la muerte de más de 2 700.

Desde hace unos días se ha propagado rápidamente a varias regiones del mundo, en particular Europa, y también América Latina, donde se registró un primer caso en Brasil.  

El miércoles 26 de febrero, la Organización Mundial del Turismo (OMT) pidió reducir al mínimo los impedimentos “inútiles” al tráfico y comercio internacionales que podrían derivarse de las medidas de lucha contra el virus.

La agencia de la ONU con sede en Madrid dijo temer precisamente repercusiones negativas en el turismo.