Científico chino, sentenciado a dos años de prisión por robar tecnología de EEUU



Un científico chino fue sentenciado el jueves 28 de febrero del 2020 a dos años de prisión por robar tecnología de baterías de última generación de la compañía petrolera estadounidense donde trabajaba.

Hongjin Tan, un ciudadano chino de 36 años con residencia permanente en Estados Unidos, fue arrestado en diciembre de 2018 y en noviembre del año pasado fue declarado culpable de robar secretos comerciales.

El juez de la Corte de Distrito de Estados Unidos, Gregory Frizzell, del Distrito Norte de Oklahoma condenó a Tan a 24 meses en una prisión federal, y le ordenó pagar USD 150 000 para restituir a su exempleador.

La tecnología de baterías de última generación que Tan robó tiene un valor de mercado de más de USD 1 000 millones, dijo en un comunicado el Departamento de Justicia.

“Esta investigación y el juicio pusieron al descubierto otro ejemplo de los persistentes intentos de China de robar la propiedad intelectual estadounidense”, dijo el fiscal general adjunto John Demers.

La agente especial del FBI Melissa Godbold dijo que “las empresas estadounidenses invierten mucho en investigación avanzada y tecnología de punta”.

“El robo de secretos comerciales va en detrimento de la seguridad de nuestra nación y la economía del libre mercado”, dijo Godbold. “Le quita las ganancias a las compañías y los empleos a los estadounidenses trabajadores”.

Tan trabajó como científico asociado para una compañía de petróleo estadounidense desde junio de 2017 hasta que fue arrestado, dijo el departamento de Justicia.

Aunque no se informó el nombre de la compañía, Hongjin Tan se identificó en la red social LinkedIn como un científico de planta del equipo de tecnologías disruptivas en Phillips 66, en Oklahoma.

Anteriormente trabajó como asistente de investigación y científico visitante en el Instituto de Tecnología de California, donde obtuvo su doctorado.