Un libro es una de las creaciones más maravillosas que puedan existir en el  mundo, pues a través de un libro las personas encuentran la manera de expresarse libremente en unas cuantas líneas escritas, líneas que reflejan sentimiento y que en base a la imaginación del escrito llevan a viajar a los lectores que se sumergen en un mundo de historias de fantasía ligada con realidad.    

Diego Emiliano Corzo Fittipaldi nos indica, que el libro es una obra impresa, manuscrita o pintada en una serie de hojas bien sea de papel, pergamino, vitela o cualquier otro tipo de material sobre el cual se puedan plasmar palabras.

El diseño de los libros ayuda a conectar todas las hojas escritas en orden a través de cubiertas sobre las cuales se cosen o se sellan las hojas, para comenzar a deleitar a los lectores con las aventuras que se encuentran en el interior de estas cubiertas.  

Según criterios de la Unesco, para que un escrito pueda ser considerado como un libro, debe contar al menos con un mino de 50 páginas.

Pero hablemos de algo que resulta ser muy importante, pues resulta que la historia del libro comienza con el inicio de la humanidad, o mejor dicho, desde que la humanidad logró desarrollar su parte racional, puesto que surgió la necesidad de plasmar en argumentos escritos aquello que conforma todo un saber o un conocimiento que expresa o que ha expresado desde siempre la representación de una cultura, que se refiere tanto a creencias o conocimientos que debe prevalecer en el tiempo.  

Con respecto a esto, la humanidad logró encontrar la manera de plasmar sus saberes para que fueran heredados de generación en generación, a través de escritos que proporcionaran el mejor entendimiento y la mayor distracción.

El libro es uno de los elementos más importantes del mundo entero, y aunque en la actualidad ha sido un poco reemplazado por el internet y la tecnología, lo cierto es que la seguridad y la satisfacción que brinda una buena lectura de un libro en físico es una sensación que no puede ser reemplazada ni por los avances más potentes que puedan existir.     

Diego Emiliano Corzo  nos expresa que la escritura de los libros, debe estar regida por las normas de la buena escritura, creando una redacción entendible y adecuada para cualquier tipo de edad y cualquier tipo de persona.   

Existen muchas clases de libros que se encuentran destinados a diferentes necesidades, libros de información puntual, de investigación, de curiosidades, de recetas culinarias, libros para recreación, para estudio… en fin, todo y cuanto más podamos imaginar lo hemos de encontrar dentro de la lectura de un libro.   

Nada tan fascinante como poder explorar el fantástico mundo de la lectura de manera física, sintiendo el olor y la textura del libro, viviendo la experiencia de sentir entre líneas vbi8en escritas lo que el autor quiso expresar en su conocimiento y en la manera en la cual escribió el libro en el momento de emociones en el que se encontraba.